Páginas vistas en total

viernes, 27 de noviembre de 2015

La Paz esté contigo, Estado Plurinacional de Bolivia, día 3

Un llamado milagroso dentro de mi cerebro hizo que me despertara en el preciso instante en que el bus llegaba al mirador en donde se aprecia en su máximo esplendor la ciudad de La Paz completamente iluminada. El espectáculo es sobrecogedor. La ciudad allá abajo y sobre todo el cordón montañoso que la rodea y contiene El Alto, hoy la segunda ciudad mas poblada del EPB detrás de Santa Cruz de la Sierra.
Son las 6:00 y la próxima hora, la última del viaje estará condicionada por el anárquico tráfico de minibuses, combis, autos y camiones que intentan bajar desde El Alto hacia la Capital.
El Trans del Sur I hace su ingreso triunfal al Terminal Departamental a las 7:00, eso significa puntualidad germana, sorpresas te da la vida, sorpresas me deparará el EPB (Estado Plurinacional de Bolivia).
Taxi hacia el Hotel ubicado en el corazón de Hechicería, Linares y Sagárnaga, como no tengo reserva y es temporada de turismo europeo voy preparado para un no hay disponibilidad, pero sí, hay lugar y muy cómodo, más teniendo en cuenta que dentro del mismo edificio del Hostal de la Abuela funciona Turismo Bolivia-Perú, la agencia que había elegido para realizar las cuatro aventuras que me trajeron hasta aquí.
Dejo el equipaje y le dedico el tiempo necesario para acordar con la agencia todas mis inquietudes, el personal muy profesional toma nota y comienza con los contactos necesarios para armar las cuatro travesías, por lo pronto, mañana día 4 ya está cerrado el viaje a la Ruta de la Muerte, por lo tanto dispongo del resto de la jornada para sumergirme en la locura paceña.

Tres momentos sobre la Calle Linares

Empiezo mi día libre dirigiéndome hasta la Plaza San Pedro, desde ahí parte una caminata organizada por unos chicos que pertenecen a Red Tur, un emprendimiento que se replica en otras partes del mundo, hurgando en lugares no tan visibles, el pequeño inconveniente es que la guiada está pensada para extranjeros no latinos y el idioma utilizado es el inglés.
Se comienza con unas palabras acerca del famoso Penal de San Pedro, ubicado frente a la plaza homónima.
Su distintoria característica consiste en que los presos tienen trabajo dentro de las instalaciones, pagan un alquiler, o directamente compran las celdas, y a menudo viven con sus familiares que se ubican en el hotel que funciona dentro de la penitenciaría.
La prisión está dividida en ocho secciones con distintos grados de confort cada una. Las áreas más caras cuentan con baño privado, cocina y hasta TV por cable y su costo oscila en los 15000 dólares.
Seguimos la caminata visitando la Iglesia de San Pedro, el extenso Mercado Rodríguez, la zona de Hechicería, San Francisco, el Mercado Nuevo, la Plaza Murillo, sede de la Casa de Gobierno y la Catedral para terminar en una taberna inglesa degustando un rico licor.

Iglesia de San Pedro (1790)
Fetos disecados de llama

En Hechicaría o Mercado de las Brujas se venden estos fetos disecados de llama muy utilizados para bendecir por ejemplo casas nuevas, enterrándolos a veces mientras se levantan los cimientos o para ser ofrendados a la Pachamama o Madre Tierra.

A primera hora de la tarde me tomo un taxi rumbo a Plaza España, desde ahí parte el funicular amarillo que me llevará en una primera instancia al mirador de El Alto, para luego retornar hasta la Estación Chuqui Apu para combinar con el telesférico verde que termina su descenso en el muy coqueto barrio de Irpawi.
Hasta la fecha funcionan 3 líneas que hicieron su debut en mayo de 2014 y se prevé la construcción de seis líneas nuevas con una inversión de 450 millones de dólares.
Fue muy significativo viajar por las dos líneas ya que una vincula el centro con la populosísima ciudad de El Alto y la otra une también la zona central con la parte más rica y ostentosa de la ciudad, Irpawi.
Aprovechando tal dispar característica fui charlando con mis ocasionales compañeros de viaje preguntándoles como veían la obra y la gestión en general del Presidente Evo Morales. Tal como preveía, durante el trayecto más popular la adhesión al mandatario era máxima, con fuertes elogios y alguna crítica sustentada en algunas sospechas de corrupción por parte de algún funcionario y sobre todo alguna duda sobre la re-re-elección del mismo. Todo lo contrario sucedió cuando tomé la línea verde y hablé con las personas que viajaban en mi carrito volador, una dama muy distinguida por ejemplo estaba enojadísima porque su impoluto barrio había sido literalmente invadido por hordas de "Coyas" de El Alto que deambulaban por el interior del Mega Center, una herejía imperdonable para las damas patricias que viven en un sector lleno de concesionarias de autos importados, bancos, el Colegio Militar y colegios privados.
No voy a reproducir los conceptos brindados por los pasajeros de la línea verde sobre el Presidente, por respeto a su investidura y a las personas que se sienten identificadas con su gestión.





De regreso a Plaza España, tomo un taxi hasta Plaza Murillo, allí recorro un poco la parte céntrica de la ciudad, para terminar en la Vicepresidencia de la Nación adquiriendo en forma gratuita dos libros escritos por el matemático, sociólogo y político Don Álvaro García Linera, Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia y mentor ideológico del mismo. Los libros en cuestión son Las Tensiones Creativas de la Revolución e Identidad Boliviana, Nación, Mestizaje y Plurinacionalidad, texto fundamental para entender los grados de inclusión verdadera de comunidades originarias, antes completamente invisibles en la estructura política, social y económica del viejo Estado.

Palacio Murillo (1853), sede del Poder Ejecutivo
Plaza Murillo, Edificio de la Legislatura y Palacio Murillo

Catedral Basílica Menor de Nuestra Señora de La Paz (1835)

Tradicional edificio en la esquina de la Plaza Murillo

Balas y muerte en un edificio sobre la Plaza Murillo

Templo de Santo Domingo (1590/1760)

Teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez (1834-1845)

Fachadas, detalles


Hotel Torino

Un toque de modernidad

Se cierra así el día número 3, por la noche una buena cena y a intentar dormir en la altura paceña, la TV por cable de la habitación solo tiene señales chinas y rusas en su idioma original más un canal destinado a mostrar asesinatos (ID). Escribo notas sobre lo vivido, me tomo una Huari bien helada, hago un zapping inútil, me automedico contra el mal de la montaña y no duermo casi nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario