Páginas vistas en total

martes, 1 de diciembre de 2015

Una visita a la Capilla Sixtina (del Altiplano), Curahuara de Carangas, Oruro, Estado Plurinacional de Bolivia, día 6


Dobryy den', para el día 6 el saludo es en ruso básico, por suerte dormí bien, quizás el cuerpo ya se haya adaptado a la altura de La Paz; buen desayuno también, hasta ahora eso es impecable, en realidad todo el hotel es muy bueno salvo la diabólica e intrincada TV por cable.
La aventura de hoy y mañana me llevará al poco conocido mundo del Parque Nacional Sajama, en la frontera con Chile, tengo especial interés en el recorrido sobre todo por el hecho de visitar una joya perdida en medio del Altiplano.
8:30 me pasa a buscar Oscar y por fortuna vamos con la misma tripulación con la que recorrimos el Camino de la Muerte. El tráfico es muy intenso y la camioneta quedó estacionada lejos, pasando San Francisco, pero para mi suerte Sagarnaga la haremos en descenso.
Padecemos nuevamente la locura de El Alto, ahora en hora pico y tomamos la autopista rumbo a Oruro, una serie de pequeños poblados sin solución de continuidad nos acompañan hasta casi la entrada a la Ruta Nacional 4, la "internacional" que comunica Brasil con Chile a lo largo de 1657 kilómetros.
El camino se encuentra en muy buen estado tan solo transitado por enormes camiones chilenos, brasileros y paraguayos, muy pocos autos y unos cuantos minibuses que intercomunican los pequeños poblados que jalonan los costados del camino.
La primera parada la establecemos en la zona de los Chullpares de Huanuni Cachu, Comunidad Pujrata


El sitio representa un espacio ceremonial y de entierro de altos miembros de los Señoríos Carangas. Los chullpares representan el vínculo entre las tradiciones Carangas, sus antepasados y los dioses mayores.
Se ubican principalmente sobre pequeñas elevaciones o bordes de altiplanicies formando siempre un conjunto, pero sin un patrón exacto de construcción. Existen agrupamientos que van desde las cuatro chullpas hasta más de 100. Las pertenecientes a esta zona fueron elaboradas con adobes de arcilla fina y paja, de planta rectangular alargada con una abertura ojival en el medio de la misma, siempre mirando al E
El sitio de Pujrata data entre los años 1200 y 1500 DC y se encuentra a 3970 metros. El conjunto completo fue cortado en dos cuando se construyó la carretera 4 en el tramo Patacamaya-Tambo Quemado (límite con Chile), del lado O quedaron seis tumbas y del E tan solo dos.




Las medidas de las chullpas varían entre los 2 y 8 metros de largo por 2,5 metros de profundidad y hasta 7 metros de alto, el conjunto de Pujrata se extiende en una superficie de 100 metros por 20 metros del lado O. (1)


El ahorro pudo más que una tradición milenaria, aquí vemos a las dos solitarias tumbas del lado E, separadas por la ruta "internacional" Nº 4.
(1) Material extraído del libro de Michel Marcos (2000) "El Señorío Prehispánico de Carangas".

El espectacular Sajama ya se divisa en el horizonte y nosotros continuamos el viaje en búsqueda de una sublime rareza.


Llegamos, con Ustedes la Capilla Sixtina (del Altiplano), la Iglesia de Curahuara de Carangas. Ubicada en el pueblo homónimo a 4200 metros, es uno de los edificios religiosos más antiguos de Sudamérica, su construcción se inicia en 1587 culminándose en 1608, estando a cargo del proyecto el español Juan Ortíz Vitasol y la órden de los Agustinos, quienes misionaron en la zona. En 1960 fue declarada Monumento Nacional. En sí su construcción no difiere demasiado de los otros hermosos templos del Altiplano, su materialidad se basa en abobe, piedra, cal y paja, tiene una nave central larga y angosta pero es lo que lleva en su interior lo que la hace espectacular,distintiva, única.









Pero que hace tan especial a Curahuara, todas la superficie de sus paredes y bóvedas están cubiertas por pinturas de carácter barroco manierista que narran escenas bíblicas con un fuerte contenido de símbolos de las culturas originarias, como el sol, la luna, flora, fauna y cierta desproporción en la figura humana, gestos muy comunes que se presentan cuando los originarios mixturan lo aprendido en los adoctrinamientos con sus propios valores culturales.
Los frescos representan clásicas escenas del catolicismo como la vida, crucifixión y muerte de Cristo, El Juicio Final, Los Apóstoles, El Infierno, El Diluvio y el Arca de Noé, La última Cena y el Juicio Final.




Una visión desde el Coro






Imágenes de la Sacristía





La calidad de las tomas no es la mejor, pero y siempre hay un pero, peor hubiera sido no haber podido tomar ni una sola foto, ya que cuando Alex fue a pedir la llave para poder visitarla le indicaron que estaba prohibido tomar fotografías del interior. Cuando me comunica tal órden, le prometo so pena de muerte que no tomaría ninguna imágen con flash, que es lo que verdaderamente daña a obras de arte de éstas características, acordado el tema se hizo lo que se pudo, con un interior con muchísimo contraste de luz y una pequeña máquina compacta. Pero creo que lo importante es dar a conocer que en nuestra Sudamérica existen éstas joyas tan poco reconocidas.


Nos subimos nuevamente a la Ruta 4 y circulamos entre formaciones rojizas muy similares a las encontradas en La Rioja o Catamarca, cruzamos al Río Desaguadero que nace en el Lago Poopó y desagua en Lago Titicaca y al poco rato ya con el Sajama como desafiante guardián llegamos al camino de ripio que nos comunica con el pueblo de Sajama, a lo lejos se puede ver Tambo Quemado, pueblo limítrofe con Chile y el trasandino Parque Nacional Lauca.

El Volcán Sajama, la montaña más alta de Bolivia con sus 6542 metros
Los Volcanes gemelos Parinacota de 6348 m (izq) y el Pomerape de 6282 m

Cuenta la leyenda que los Volcanes Mururata e Illimani, ambos ubicados en la Cordillera Real en cercanías de La Paz, eran dos hermanos titanes hijos del Dios creador Wiracocha. El jóven e impetuoso Mururata, envidioso de la belleza de su hermano un día lo desafió a luchar. Wiracocha que asistió al incidente tomó partido por su preferido, Illimani; él aprovechó la noche para darle a su hijo mimado una honda para que pudiera defenderse de la agresividad que cargaba Mururata. Antes que aparecieran los primeros rayos de sol y cuando ambos se alistaban para la sangrienta pelea Illimani tomó la honda y de un certero disparo decapitó a su hermano, arrojando su cabeza lejos, muy lejos.
La leyenda termina con el Mururata y su cima plana, viviendo por siempre junto a la bella montaña y su cabeza yaciendo en el medio del salvaje Altiplano formando parte del majestuoso Sajama.



Llegamos al muy pequeño poblado ubicado a 4250 metros pasado el mediodía, enseguida nos acomodamos en los cómodos bungalow del complejo homónimo y mientras preparaban el almuerzo salí con Aldo a recorrer la plaza y su espectacular capilla.

La Plaza de Sajama obra de la Alianza para el Progreso, sin palabras...
El Campanario y el Sajama




La Iglesia de La Natividad
Boca Juniors de Sajama, solo habita el silencio para conseguir una respuesta
Las sombras profundas ocultan viejas casas con historia
No hay forma posible de evitar al Sajama

Un almuerzo a base de bifes de llama y alpaca más arroz, papas, ensalada y sopa, imposible quedarse con hambre pero tampoco por la altura hay que hacer desarreglos. Un descanso en la cabaña para luego salir en la búsqueda del Bosque de Queñoa. El árbol puede ubicarse entre los 4200 y 4700 metros, llegando hasta los 5200 en el Parque Nacional Sajama. Ésta es conocida mundialmente por ser la especie que alcanza más altitud que cualquier otra en el mundo.
El bosque se ubica al principio de una senda recta e infinita que salva 300 metros de altura en 3 kilómetros casi lineales, o sea se parte a los 4250 metros y se llega a la cima con 4550 metros. Mi primera reacción es decirle a Alex y Aldo que no voy a llegar a la cumbre, que subiré hasta donde pueda; no hay problema nadie te obliga, pero la vista desde arriba es muy buena me dicen con cierto desinterés con harta carga irónica y psicológica.
Comenzamos la subida en medio del bosque y ya para la mitad de la misma la pendiente pasa de ser una normal para el caso a una de más de 35º, cada paso era como una puñalada al pecho, las piernas y la mente. No puedo más dije pasando la mitad del camino y los chicos decidieron dejarme, convencidos que mi orgullo actuaría y los seguiría otro tramo, y así fue, me relajé, me propuse un plan de doce pasos y un descanso y así llegué hasta casi el final de la impiadosa subida. Basta, ahora sí, abandono, tiro la toalla. Bueno me dice Alex dame tu cámara y yo saco las fotos por vos, se la dí, sabiendo que él sabía que no iba a abandonar, y así fue, me relajé, bajé a ocho pasos y un descanso y pude llegar sin mayores inconvenientes al mirador. Gran tarea psicológica la de Alex, trabajando sin decirlo sobre mi orgullo y autoestima.

El Sajama casi a tiro
La apacheta que se utiliza en rituales y árboles de queñoa

La prueba que da fe

19:20, y las sombras comienzan a cubrir con su traje de noche al majestuoso Sajama









Hacia el O, los gemelos también se rinden a otra noche fría y ventosa parados en la cuerda floja de la frontera Boliviano-Chilena.
Iniciamos el descenso ya con un frío intenso, por suerte en poco menos de media hora ya estábamos en las cabañas aguardando la cena que consistió en bife de llama con arroz, papas y ensalada esta vez bien regadas con hartas Huari y una muy buena charla sobre las experiencias vividas, la Bolivia de hoy, su futuro y sobre todo muchas preguntas sobre Argentina. La Presidenta, el Peronismo, los golpes militares, la economía, Nisman, las próximas elecciones, la Selección, Maradona, Messi y el estado de los residentes Bolivianos en nuestro País, era un batallón de preguntas y respuestas que iban ganando en calidad política, filosófica y zanatista a media que corría el hermoso brebaje fabricado en tierra orureña.
Pasadas las 23:00 nos fuimos a dormir, el frío era mortal, el viento generaba sonidos maravillosos, la falta de TV era una gloria, pero esa gloria se vería truncada por una inesperada y desproporcionada lucha sin cuartel contra un fenómeno maléfico totalmente nuevo para mí, pero mejor lo cuento mañana, el séptimo día de la aventura suicida por la Bolivia mágica.





No hay comentarios:

Publicar un comentario