Páginas vistas en total

sábado, 19 de mayo de 2012

El embalse de aguas color naranja, Anzulón, La Rioja, Argentina

A 34km de Olta, desviando a mano derecha por la RP31, se llega a éste otrora paraíso de la pesca del pejerrey, por qué del tiempo pasado?, porque en los últimos años en nivel de las aguas ha descendido más de 18m, quedando casi seco durante la primavera pasada, con la consiguiente mortandad de peces.
Ahora y debido a las copiosas lluvias de febrero el nivel del agua ascendió, pero lejísimos estamos de la marca que la mayor creciente dejó grabada sobre la pared de la caseta de bombeo. Lo sorprendente del embalse es el color del agua, producto de sedimentos arrastrados, un tono casi naranja amarronado que permite esos particulares reflejos de la torre que pareciera hundirse en un picado perfecto, la bajada por esa escalera sin final hacia las entrañas del embalse me produjo una increíble sensación de estar contemplando algo nunca antes visto, agua anaranjada sin químicos ni conservantes permitidos.
El camino sigue hacia Solca entre formaciones pétreas labradas por el agua y los tiempos, yo desando los kilómetros de tierra hacia la maltratada 79, que al cabo de unos minutos me colocará frente a la conmovedora imágen de la capilla de Ambíl con su lenta y eterna agonía.

2 comentarios:

  1. PEDRO FERNANDO COLELLA19 de noviembre de 2012, 9:47

    Yo soy Pedro Fernando Colella; mail colella.pedro@gmail.com y vivo en Córdoba lugar donde nací solo que de muy corta edad, criado por mi abuelo,viví en el mismo campamento del dique hasta casi los 20 años (mi abuelo empleado de Agua y Energia,era el encargado del dique) Dios me permitió vivir el dique en su plenitud años 1945/1960 porque me alejé de la zona pero nunca me retiré. Es muy grande la tristeza que se siente al ver el dique así como ahora. Si nos contactamos, puedo dar más información. Como ser que el dique sencuentra a 34 Km de Olta y a 15 Km de Catuna (Villa de Santa Rita) pero el dique está entre las montañas mas bien solitario fué hermoso vivir los primeros años de vida en un lugar tan así. Debíamos cuidarnos de las vívoras más que de los pumas en esos años pero no había casos; sabíamos cuidarnos. Mucho gusto y quedo a la reciproca si hace falta. Buenos días.-

    ResponderEliminar
  2. Pedro que sorpresa encontrar a alguien que fue parte de la historia de tan hermoso lugar, ciertamente la villa está tristemente abandonada y el dique en ese momento con agua, fue motivo de una feroz baja que lo dejó casi totalmente seco, de todas maneras, la belleza de esas aguas naranjas-amarronadas, con el cielo y el poder de tan bella estructura hacen del sitio un lugar cercano al paraíso.
    Me encantaría recibir información y anécdotas, no hay mejor relator de la historia que quién la ha vivido.
    Saludo cordial y gracias por enseñarme sobre su lugar en el mundo.

    ResponderEliminar