Páginas vistas en total

domingo, 5 de agosto de 2012

A recorrer Bolivia, desde Villazón a Tupiza


Sigo con la serie que comenzó en el post anterior, pero que tendrá a partir de este trabajo una continuidad por la hermana Bolivia, País por el que tengo una admiración y un cariño muy particular, su geografía, sus culturas, sus tradiciones, sus luchas, esta experiencia de gobierno, las contradicciones con el Oriente petrolero, sus colores, sus caminos, su gente tan plural a veces, la figura de la madre andina, las mil variedades de papas, el tema minero y podría estar largo tiempo contando que me apasiona de Bolivia a través de miles de detalles, que dejaré que hablen por las fotografías.
La primera serie estará dedicada a una aventura realizada hace tres años entre Villazón y Uyuni siguiendo la ruta de las lagunas de colores, luego seguirán recorridos anteriores por Potosí, Oruro y La Paz, desgraciadamente todo un viaje que incluyó Cochabamba, Santa Cruz, Sucre y Tarija está contado en diapositivas, sistema operativo muy difundido en los setentas.
Visité este País en unas cinco oportunidades y tan sólo en ésta hice Villazón-Tupiza en vehículo de ahí que haya podido descubrir parte de lo que uno se pierde cuando utiliza tren u ómnibus. Comienzo por el puente ferroviario a la entrada de la misma ciudad fronteriza, sigo con tomas de Mojo y una hacienda contigua, Suipacha con su iglesia y el famoso túnel excavado en la montaña que seguramente ya contará con el alivio del que se construía paralelo a él. La carretera recientemente asfaltada en su totalidad salva una distancia de 91.40km, y se pretende continuarla hasta Uyuni pasando por la enigmática y sorprendente Atocha.
Pués a viajar entonces por ésta tierra de extremos casi imposibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario